Como Ayudar A Alguien Con Depresion?

Como Ayudar A Alguien Con Depresion
Conoce los riesgos de suicidio – Las personas que sufren depresión corren más riesgo de cometer suicidio. Si un ser querido sufre una depresión grave, prepárate para la posibilidad de que, en algún momento, sienta deseos de suicidarse. Tómate en serio todos los signos de comportamiento suicida y actúa de inmediato. Adopta medidas, si fuera necesario:

  • Habla con la persona sobre tu preocupación. Pregúntale si ha pensado en suicidarse o si tiene planificado cómo hacerlo. Tener un plan concreto indica mayor probabilidad de un intento de suicidio.
  • Busca ayuda. Comunícate con el médico, profesional de salud mental u otros profesionales de cuidado de la salud de la persona. Avisa a otros familiares o amigos cercanos sobre lo que ocurre.
  • Llama a una línea directa de prevención del suicidio. En Estados Unidos, puedes llamar durante las 24 horas del día a la National Suicide Prevention Lifeline (Red Nacional de Prevención del Suicidio) al 1-800-273-TALK (1-800-273-8255) (línea gratuita) para contactarte con un consejero especializado. Usa ese mismo número y presiona «1» para contactarte con la Veterans Crisis Line (Línea de Crisis para Veteranos).
  • Asegúrate de que la persona esté en un entorno seguro. En lo posible, retira los objetos que podría usar para suicidarse. Por ejemplo, retira o coloca bajo llave las armas de fuego, otras armas y medicamentos.
  • Llama al 911 o al número local de emergencias inmediatamente si la persona está en peligro de lastimarse o suicidarse. Asegúrate de que alguien permanezca con esa persona en todo momento.

¿Cómo ayudar a una persona con depresión y baja autoestima?

24 abril, 2017 7 comentarios La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que para el año 2020, la depresión será la segunda causa de incapacidad del mundo, lo que pone a este trastorno del estado de ánimo en un lugar bastante preocupante, ya que se calcula que afecta a unos 350 millones de personas.

  • Además es uno de los motivos de consulta psicológica más frecuentes.
  • La depresión es un estado de ánimo triste con una pérdida de interés hacia los demás y las actividades que va acompañado de fatiga, alteraciones cognitivas (disminución de la atención, memoria o concentración), así como una visión negativa y catastrofista de las cosas y sentimientos de culpa, inutilidad y baja autoestima.
You might be interested:  Como Hacer Una Pocion De Debilidad?

Cuando alguien cercano a nosotros es diagnosticado de una depresión la primera pregunta que nos viene a la cabeza es, ¿cómo puedo ayudar a alguien con depresión? Aquí te damos las claves:

    Aprende sobre la depresión. Lee sobre el trastorno depresivo, sus síntomas y su tratamiento te ayudará a detectarlo con mayor facilidad y empezar a ayudar lo antes posible. Estar «ahí». Demuéstrale que puede contar contigo pasando tiempo con la persona. Escucha, habla o simplemente acompáñala en silencio. Lo importante es que sienta que estás ahí para ayudarla. Animarla a realizar actividades físicas: Anímala a salir a dar una vuelta pero sin presionar y juzgarla si se niega. Hacer ejercicio juntos como caminar, ir al gimnasio, jugar un partido puede ser una gran idea,, Se ha demostrado que el incremento del número de actividades que se realiza es beneficioso pues aumenta el contacto con experiencias gratificantes, lo que repercute en un cambio en los pensamientos y el estado de ánimo. Ayúdala a retomar las rutinas: puede que rutinas tan simples como hacer la compra, limpiar la casa, estudiar y hacer la comida se hayan convertido en actividades muy costosas para la persona que sufre una depresión. Puedes echarle una mano con estas rutinas, no que hagas todo el trabajo pero que las realices con ella sin limitar su autonomía y reforzando cualquier avance por pequeño que sea. Diferencia a la persona de su problema. A veces las personas con depresión nos provoca sentimientos negativos, creemos que no quiere mejorar o que no hace nada por cambiar su estado. Esto es posible que nos frustre o nos haga desistir en nuestra ayuda. En estos momentos es cuando más nos necesita. Toda la información que aprendiste en el primer punto te hará diferenciar a la persona de su problema, a ponerte con más facilidad en su lugar y a no tirar la toalla si sientes que la situación te supera. Ayuda con las rutinas. Puede que a la persona con depresión le resulte tremendamente costoso seguir las rutinas que antes llevaba. Ir a la compra, salir a pasear, ir al trabajo, gestionar la economía doméstica, cuidar a los niños, limpiar la casa, estudiar; Quizá le puede venir bien alguien que le eche una mano para llevarlas al día. Con ayudar no nos referimos a solucionarle todos los problemas, sino a colaborar en su desempeño sin limitar su autonomía.

    ¿Que no se le debe decir a una persona con depresión?

    1.1 No parece que tengas una depresión.1.2 No entiendo por qué estás tan triste, ¡no tienes motivos! 1.3 No valoras la suerte que tienes en la vida, por eso estás así.1.4 Todos tenemos problemas y aprendemos a vivir con ellos.

    ¿Qué le puedo decir a una persona con depresión?

    Demuéstrale que te importa. –

      “Dime cómo te sientes. Estoy aquí para escucharte y apoyarte”. “Estoy preocupado por ti. Creo que sería bueno que hablaras con alguien sobre la depresión. Quiero que recibas la ayuda que necesitas para sentirte mejor”. “Déjame recordarte todas las cosas que me encantan de ti”. “Realmente me gustaría pasar más tiempo contigo. Salgamos a caminar o a comer juntos, o vayamos al cine”.

    ¿Qué causa la depresión?

    Factores de riesgo – Por lo general, la depresión comienza en la adolescencia o entre los veinte o treinta y tantos años, pero puede aparecer en cualquier momento de la vida. Esta enfermedad se les diagnostica más a las mujeres que a los hombres, pero puede ser, en parte, porque es más probable que las primeras busquen recibir tratamiento.

    Ciertos rasgos de la personalidad, como tener la autoestima baja y ser demasiado dependiente, muy autocrítico o pesimista Situaciones traumáticas o estresantes, como maltrato físico o abuso sexual, la muerte o la pérdida de un ser querido, una relación difícil o problemas económicos Familiares consanguíneos que tienen antecedentes de depresión, trastorno bipolar, alcoholismo o suicidio Ser lesbiana, gay, bisexual, transgénero o presentar variaciones en el desarrollo de los órganos genitales que no son claramente ni masculinos ni femeninos (intersexualidad) en un entorno que no brinda apoyo Antecedentes de otros trastornos de salud mental, como un trastorno de ansiedad, de la alimentación o de estrés postraumático Abuso de alcohol o de drogas recreativas Una enfermedad grave o crónica, como cáncer, un accidente cerebrovascular, dolor crónico o una enfermedad cardíaca Ciertos medicamentos, como los que se indican para la presión arterial alta o las pastillas para dormir (habla con el médico antes de suspender la toma de cualquier medicamento)

    ¿Cuánto tiempo puede durar la depresión?

    La duración de un episodio depresivo puede variar desde varias semanas a varios meses o incluso años. La mayoría de las personas suelen estar completamente bien entre 4 y 6 meses. Sin tratamiento puede durar semanas, meses e incluso años. Lo habitual, es la desaparición de todos los síntomas con el tratamiento, aunque existe el riesgo de desarrollar otro episodio depresivo después de la recuperación total.

    Las recaídas son más frecuentes en personas cuyos síntomas no desaparecen del todo entre episodios. Sin embargo cuando la persona está recibiendo tratamiento y realiza un seguimiento adecuado, el riesgo de que los síntomas y el sufrimiento vuelvan a aparecer se reduce notablemente. De ahí el interés en la atención temprana de la enfermedad así como en mantener el tratamiento todo el tiempo necesario (como mínimo varios meses después de la mejoría).

    Para la mejoría es importante que sigas las recomendaciones de los profesionales acerca de los tratamientos (farmacológicos, psicoterapéuticos, e indicaciones varias). En algunos casos, los síntomas pueden mantenerse durante más tiempo, pese al tratamiento, en este caso hablamos de depresión resistente.

    1. La depresión no puede ser contemplada como un episodio de enfermedad aislado, sino como una enfermedad crónica, que incapacita en los episodios intercurrentes.
    2. Además cuantos más episodios se padezcan mayor es la probabilidad de presentar otros episodios depresivos.
    3. En algunos casos, la depresión puede instalarse en el tiempo y puede durar varios años; es lo que conocemos como depresión crónica.

    Si hay menos síntomas y éstos son menos intensos se le denomina distimia, Las personas que padecen distimia refieren que siempre o la mayor parte del tiempo están tristes. Los síntomas más frecuentes son: una disminución del interés y el placer, causando malestar e interferencia en la vida cotidiana, sentimientos de rendir poco, de impotencia, de culpa o rumiaciones sobre el pasado, irritabilidad o enfados frecuentes.

    Una persona que sufre distimia puede tender a aislarse, a retirarse de las actividades sociales; en el trabajo puede presentar una disminución de la actividad, de la eficacia y de la productividad. Con los años, este trastorno se convierte en parte integrante de su vida o su personalidad. La persona dice: “siempre he sido así” o “yo soy así”.

    Los profesionales sanitarios y familiares también corren el riesgo de ser víctimas de esta confusión entre el funcionamiento normal y la distimia. Esta enfermedad a menudo comienza de manera discreta y en una edad temprana (Infancia, adolescencia o inicio de la edad adulta).