Como Superar La Depresion?

Como Superar La Depresion
10 consejos para afrontar una depresión – Para afrontar una depresión es necesario cuidar la mente, pero también el cuerpo. Algunas de las siguientes recomendaciones pueden ser útiles a la hora de superar esta enfermedad:

    1. Habla y desahógate. Elige a un amigo/a o familiar de confianza como confidente, y cuéntale cómo te sientes. Pero ten en cuenta que ellos sufren por ti, por lo que es importante que busques a un profesional sanitario o psicólogo para que intente ayudarte.2. No tomes decisiones precipitadas. Aplaza las decisiones importantes, como puede ser un divorcio, un cambio de empleo o contraer matrimonio, hasta que te sientas mejor. Y de nuevo, habla sobre ellas con otras personas que conozcan y tengan una visión objetiva de la situación. Otra opción es escribir en un papel cómo te sientes o qué te preocupa: expresarlo en palabras te ayudará reflexionar sobre ello y a ponerlo en perspectiva.3. Sé sincero. Tanto contigo mismo como con el profesional que te ayude a afrontar tu depresión. No temas contarle tus preocupaciones y miedos ni preguntarle todo lo que necesites. Exprésale de manera franca todo lo que sientes, porque así podrá ayudarte mejor.4. Piensa en positivo. Mantén la esperanza, muchísimas personas han superado este problema. Plantéate metas realistas y no seas impaciente: la depresión no desaparecerá de manera súbita, sino que, poco a poco, los pensamientos positivos irán reemplazando a los negativos.5. No te encierres en ti mismo. No te aísles. Aunque no tengas muchas ganas, intenta seguir relacionándote con tus amigos o familiares, pasa tiempo con ellos y mantén tus actividades de ocio habituales siempre que sea posible. Seguir activo te ayudará a conservar una actitud positiva.6. Muévete. Haz deporte, da un paseo o practica otro tipo de actividades de ocio -como ir al cine o participar en eventos sociales- con las que antes disfrutaras. Respirar aire puro y el movimiento te ayudarán a sentirte mejor física y emocionalmente. También es muy aconsejable que alguna de estas actividades sean en compañía.7. Come y duerme bien. Aunque no sientas apetito, no descuides lo que comes. Una dieta variada y equilibrada, rica en frutas y verduras, te hará sentirte más fuerte. Así mismo, mantener unos horarios regulares de sueño te ayudará a sentirte más reposado. Si no logras conciliar el sueño, acuéstate igualmente y escucha la radio o ve la televisión, al menos tu cuerpo descansará. Frecuentemente, durante el tratamiento de la depresión, el sueño y el apetito comenzarán a mejorar antes de que su estado de ánimo deprimido desaparezca.8. Intenta evitar el estrés. En el día a día, clasifica las tareas en grandes y pequeñas y establece prioridades para cometer lo que tienes que hacer sin agobiarte. Recuerda que no pasa nada si no llegas a todo.9. No abuses del alcohol u otras drogas. No caigas en la tentación de recurrir al alcohol o a otras drogas para sentirte mejor, pues, una vez se haya disipado el efecto de relajación o euforia que provocan estas sustancias, los sentimientos de tristeza y desesperanza se volverán más intensos.

    ¿Cuánto tiempo puede durar la depresión?

    La duración de un episodio depresivo puede variar desde varias semanas a varios meses o incluso años. La mayoría de las personas suelen estar completamente bien entre 4 y 6 meses. Sin tratamiento puede durar semanas, meses e incluso años. Lo habitual, es la desaparición de todos los síntomas con el tratamiento, aunque existe el riesgo de desarrollar otro episodio depresivo después de la recuperación total.

    1. Las recaídas son más frecuentes en personas cuyos síntomas no desaparecen del todo entre episodios.
    2. Sin embargo cuando la persona está recibiendo tratamiento y realiza un seguimiento adecuado, el riesgo de que los síntomas y el sufrimiento vuelvan a aparecer se reduce notablemente.
    3. De ahí el interés en la atención temprana de la enfermedad así como en mantener el tratamiento todo el tiempo necesario (como mínimo varios meses después de la mejoría).

    Para la mejoría es importante que sigas las recomendaciones de los profesionales acerca de los tratamientos (farmacológicos, psicoterapéuticos, e indicaciones varias). En algunos casos, los síntomas pueden mantenerse durante más tiempo, pese al tratamiento, en este caso hablamos de depresión resistente.

    1. La depresión no puede ser contemplada como un episodio de enfermedad aislado, sino como una enfermedad crónica, que incapacita en los episodios intercurrentes.
    2. Además cuantos más episodios se padezcan mayor es la probabilidad de presentar otros episodios depresivos.
    3. En algunos casos, la depresión puede instalarse en el tiempo y puede durar varios años; es lo que conocemos como depresión crónica.

    Si hay menos síntomas y éstos son menos intensos se le denomina distimia, Las personas que padecen distimia refieren que siempre o la mayor parte del tiempo están tristes. Los síntomas más frecuentes son: una disminución del interés y el placer, causando malestar e interferencia en la vida cotidiana, sentimientos de rendir poco, de impotencia, de culpa o rumiaciones sobre el pasado, irritabilidad o enfados frecuentes.

    Una persona que sufre distimia puede tender a aislarse, a retirarse de las actividades sociales; en el trabajo puede presentar una disminución de la actividad, de la eficacia y de la productividad. Con los años, este trastorno se convierte en parte integrante de su vida o su personalidad. La persona dice: “siempre he sido así” o “yo soy así”.

    Los profesionales sanitarios y familiares también corren el riesgo de ser víctimas de esta confusión entre el funcionamiento normal y la distimia. Esta enfermedad a menudo comienza de manera discreta y en una edad temprana (Infancia, adolescencia o inicio de la edad adulta).

    ¿Cómo se siente una persona con depresión?

    Síntomas – Si bien la depresión puede producirse solamente una vez en la vida; por lo general, las personas tienen varios episodios de depresión. Durante estos episodios, los síntomas se producen durante gran parte del día, casi todos los días y pueden consistir en:

      Sentimientos de tristeza, ganas de llorar, vacío o desesperanza Arrebatos de enojo, irritabilidad o frustración, incluso por asuntos de poca importancia Pérdida de interés o placer por la mayoría de las actividades habituales o todas, como las relaciones sexuales, los pasatiempos o los deportes Alteraciones del sueño, como insomnio o dormir demasiado Cansancio y falta de energía, por lo que incluso las tareas pequeñas requieren un esfuerzo mayor Falta de apetito y adelgazamiento, o más antojos de comida y aumento de peso Ansiedad, agitación o inquietud Lentitud para razonar, hablar y hacer movimientos corporales Sentimientos de inutilidad o culpa, fijación en fracasos del pasado o autorreproches Dificultad para pensar, concentrarse, tomar decisiones y recordar cosas Pensamientos frecuentes o recurrentes sobre la muerte, pensamientos suicidas, intentos suicidas o suicidio Problemas físicos inexplicables, como dolor de espalda o de cabeza

    Para muchas personas con depresión, los síntomas suelen ser lo suficientemente graves para causar problemas evidentes en las actividades cotidianas, como el trabajo, la escuela, las actividades sociales o las relaciones con otras personas. Algunas personas pueden sentirse infelices o tristes en general sin saber realmente porqué.

    ¿Qué es lo que causa la depresión?

    ¿Cuáles son las causas de la depresión? – Salvo algunos casos de depresión asociada a enfermedades orgánicas (enfermedad de Parkinson, tuberculosis, etc.), la depresión se produce generalmente por la interacción de unos determinados factores biológicos (cambios hormonales, alteraciones en los neurotransmisores cerebrales como la serotonina, la noradrenalina y la dopamina, componentes genéticos, etc.), con factores psicosociales (circunstancias estresantes en la vida afectiva, laboral o de relación) y de personalidad (especialmente, sus mecanismos de defensa psicológicos).

    ¿Cuáles son las etapas de la depresión?

    05 Dic Las 4 Fases de la Depresión – Publicado en 12:44h en depresion 33 Comentarios A lo largo de este post vamos a aprender a tener claro el concepto, respondiendo a la pregunta ¿Qué es la depresión?. Además de saber el cómo y el por qué de ello. Tras ello recorreremos las 4 fases de la depresión.

    ¿Qué fruta ayuda para la depresión?

    Los alimentos que ayudan a combatir la depresión –

    Alimentos ricos en triptófano. El triptófano es un aminoácido que influye sobre el estado de ánimo ya que estimula la producción de serotonina, un neurotransmisor que genera una sensación placentera de tranquilidad, relajación y bienestar. Además, también disminuye la sensación de hambre, un aspecto muy importante, ya que las personas con tendencia a la depresión suelen experimentar una imperiosa necesidad de comer alimentos dulces. El pavo, el pollo, la leche, el queso y los huevos son algunos de los alimentos que contienen mayor cantidad de triptófano. Por otra parte, las frutas con más triptófano son: el plátano, la piña, el aguacate y la ciruela. Alimentos ricos en ácido fólico. Numerosos estudios realizados desde la década de 1940, cuando se descubrió esta vitamina, indican una relación entre el ácido fólico y la depresión. De hecho, se ha apreciado que las personas deprimidas tienen una deficiencia de esta vitamina. Por eso, se recomienda incluir en la dieta alimentos como el hígado de pollo o de ternera, los cacahuetes, las verduras de hoja verde como las espinacas y la acelga, así como los cereales integrales. Alimentos ricos en magnesio. La falta de magnesio provoca problemas de atención, dificultades de memoria y fatiga. De hecho, se trata de un mineral esencial para nuestro sistema nervioso y se ha demostrado que su deficiencia genera un estado de hipersensibilidad ante el estrés, Además, se conoce que en muchos casos los síntomas de la depresión pueden aliviarse con suplementos de magnesio. No obstante, también puedes encontrar este mineral en alimentos como el chocolate negro, los moluscos, los productos lácteos, los cereales integrales, las semillas de girasol, las almendras, la soja, el tofú, las bananas, la verdolaga y la acelga.

    Alimentos ricos en omega-3. No es un ácido graso milagroso, pero se estima que los suplementos de omega-3 pueden reducir los síntomas de la depresión al menos en un 10%. También se conoce que este ácido graso es muy beneficioso para el cerebro y contribuye a aliviar los procesos inflamatorios. De hecho, no podemos olvidar que el cerebro es uno de los órganos que más lípidos contiene, y se estima que un tercio de los ácidos grasos que componen la materia gris pertenecen a la familia del omega-3. El pescado azul, los mariscos, la yema del huevo, las almendras, las nueces y el aceite de linaza son alimentos ricos en omega-3 que deberías incluir en tu dieta.

    Para saber más: Si te interesa saber cómo equilibrar tu estado de ánimo a través de tu intestino, no dejes de leer este artículo: Psicobióticos: los probióticos que cambian tu cerebro

    ¿Qué pasa en el cerebro de una persona con depresión?

    Prevalencia, causas y tratamiento de la depresión Mayor Elsy Arlene Pérez-Padilla 1, Víctor Manuel Cervantes-Ramírez 2, Nayeli Alejandra Hijuelos-García 1, Juan Carlos Pineda-Cortés 2, Humberto Salgado-Burgos 2,1 Licenciatura en Rehabilitación, Facultad de Medicina, Universidad Autónoma de Yucatán 2 Centro de Investigaciones Regionales “Dr.

    1. Hideyo Noguchi”, Universidad Autónoma de Yucatán Resumen La depresión mayor representa un problema de salud pública debido a su alta prevalencia.
    2. La etiología de la depresión es compleja ya que en ella intervienen factores psicosociales, genéticos, y biológicos.
    3. Entre los factores psicosociales, se ha observado que los primeros episodios depresivos aparecen después de algún evento estresante, y el estrés que acompaña al primer episodio produce cambios a largo plazo en la fisiología cerebral que pueden producir variaciones a nivel estructural y en el funcionamiento de diferentes áreas cerebrales.

    Entre los factores genéticos que intervienen en el trastorno depresivo, se ha reportado que alrededor de 200 genes están relacionados con el trastorno depresivo mayor. Dentro de los factores biológicos, existen evidencias de alteraciones a nivel de neurotransmisores, citosinas y hormonas, cuyas acciones inducen modificaciones estructurales y funcionales en el sistema nervioso central, en el sistema inmunológico y en el sistema endocrino, que incrementan el riesgo de padecer la depresión mayor.

    A pesar de años de estudio, las bases biológicas del trastorno depresivo mayor y el mecanismo preciso de la eficacia antidepresiva siguen siendo poco claras, El objetivo de la presente revisión es resumir las principales conclusiones de la literatura clínica y experimental en relación con la etiología del trastorno depresivo mayor.

    Palabras clave: Depresión mayor, neurotransmisores, neuroplasticidad, serotonina, norepinefrina, sistema inmune. Abstract Prevalence, Causes, and Treatment of Major Depression Major depression represents a public health problem due to its high prevalence.

    The etiology of major depression is complex because involves psychosocial, genetic, and biological factors. Among psychosocial factors, different studies report that the first depressive episode appear after some stressful event and produces long-term changes in brain physiology. These long-lasting changes produce variations at the structural level and in the functioning of different brain areas.

    Among the genetic factors involved in depressive illness, it has been reported that about 200 genes are related to major depressive disorder. Within the biological factors, there is an evidence of alterations in the level of neurotransmitters, cytosine’s and hormones, whose actions induces structural and functional modifications in the central nervous system, the immune system and the endocrine system, which increases the risk of suffering major depression.

    ¿Qué dolores da la depresion?

    ¿Cuáles son los principales síntomas físicos de la depresión? – La depresión puede causar graves estragos en tu cuerpo. Afecta casi todos los aspectos de tu salud física, como, por ejemplo:

    Fatiga: La alteración de los patrones normales de sueño es común en la depresión. La persona puede dormir muy poco o demasiado. La falta de sueño puede causar fatiga, lo que a su vez, se traduce en problemas con el funcionamiento sencillo de forma cotidiana. La pérdida de concentración y enfoque puede afectar el trabajo, la vida familiar y las relaciones. El agotamiento también puede contribuir al debilitamiento del sistema inmunológico, lo que te expone a un mayor riesgo de contraer enfermedades.5

    Pérdida o aumento de peso: La depresión afecta a todas las personas de forma diferente. Algunas pueden tener antojos de comida y aumentar de peso. Otras pueden no sentir deseos de comer y perder peso. A veces, estas fluctuaciones de peso pueden ser repentinas y un posible síntoma de depresión.

    Disminución del nivel de energía: Es común que una persona con depresión pierda interés en los pasatiempos o actividades que solía disfrutar. Los niveles de energía disminuyen y es común sentir fatiga. La pérdida de energía a largo plazo puede ser un síntoma de depresión.

    Pérdida del deseo sexual: La pérdida de la libido o del interés en el sexo a menudo se considera uno de los principales síntomas de la depresión.6 La serotonina, un neurotransmisor importante, ayuda a regular tu deseo sexual. Por lo general, cuando hay disponible menos serotonina, el deseo sexual y la libido también disminuyen. Sin embargo, el sexo y la excitación están vinculados a una pérdida de interés general en otras cosas que también disfrutas. Esta es una de las formas principales en las que la depresión afecta al cuerpo. El estrés o la depresión en una relación también puede contribuir a los problemas sexuales, o viceversa.

    Enfermedad: La disminución del nivel de energía, una nutrición deficiente y la falta de sueño debido a la depresión pueden reducir la capacidad de tu cuerpo para combatir las enfermedades. El estrés a largo plazo, que generalmente causa depresión, contribuye a niveles elevados de la hormona cortisol. Cuando el cortisol permanece alto, causa inflamación y reduce el recuento de glóbulos blancos, lo que puede debilitar el sistema inmunológico del cuerpo y su capacidad para combatir los resfriados, la gripe y enfermedades más graves. No es raro que las personas que padecen condiciones crónicas y enfermedades graves también tengan depresión.

      Dolor: Se cree que existe una conexión muy cercana entre el dolor y el cerebro. Las personas que sufren de depresión pueden tener dolor de cabeza, dolor de espalda, fibromialgia y otros tipos no específicos de molestias y dolores como un síntoma de depresión.7 Por otra parte, las personas que sufren de dolor crónico también pueden tener depresión. La depresión puede traducirse en malos hábitos de salud (dieta, sueño y ejercicio deficientes), lo que puede empeorar las molestias y los dolores, y viceversa, y causar un ciclo vicioso de dolor y depresión que puede parecer interminable.

      ¿Cuál es el peor tipo de depresión?

      La depresión clínica es la forma más grave de depresión y también se la denomina « depresión mayor» o «trastorno depresivo mayor». No es igual a la depresión provocada por una pérdida, como la muerte de un ser querido, o por una enfermedad, como un trastorno tiroideo.

      ¿Cómo vive una persona con depresión y ansiedad?

      Tener malestar, dolores, dolores de cabeza o problemas estomacales que no se mejoran con tratamiento. Tener dificultad para concentrarse, recordar detalles o tomar decisiones. Sentirse cansado, aun después de dormir bien. Sentirte culpable, que no vale nada o desamparado.